LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA GESTIÓN VETERINARIA

La gestión veterinaria es fundamental para garantizar la estabilidad económica y financiera de una clínica veterinaria.

Hola a todos y bienvenidos al blog de WinVet, tu software de gestión veterinaria.

Esta semana os queremos hablar de la importancia que tiene para tu clínica tener una buena gestión veterinaria y cómo sacar provecho de ella.

En términos generales a cualquier negocio la definición de gestión empresarial es la actividad por la cual se busca mejorar la productividad y la competitividad de una empresa o de un negocio.

Para nuestro sector no podría ser de otra manera y gracias a los diferentes trabajadores que conforman el equipo en tu clínica veterinaria la actividad siempre tiene que ir enfocada a unos objetivos comunes que serán marcados por el veterinario o propietario de la clínica.

En este post pretendemos darte las herramientas para que puedas gestionar tu clínica y rentabilizar tu negocio, pero…

¿Cuáles son esas herramientas?

La primera decisión que se debe tomar para una correcta gestión veterinaria, es que software veterinario quieres implantar en tu clínica. Es una decisión importante, puesto que necesitas que sea un programa veterinario que cumpla con la ley vigente en materias como LOPD, facturación, herramientas de marketing…

Winvet cuenta con 22 años de experiencia en el ambiento de la gestión veterinaria (solicita información aquí) y por eso es tu aliado perfecto para ello.

Una vez que tengas claro que programa veterinario es el que cumple todas tus necesidades, es la hora de marcar unos objetivos y protocolos de actuación para cada uno de los ámbitos de la gestión veterinaria.

gestión veterinaria

1. Conocer la motivación que quieres dar a tu centro veterinario.

¿Lo hacemos porque lo hacen todos? ¿O mis decisiones empresariales tienen un sentido? Un ejemplo, hoy en día muchas de las clínicas veterinaria españolas están incorporando tratamientos y especialidades exóticas en sus catálogos de productos porque es tendencia en el mercado. Para ello hay que preguntarse ¿Estoy incorporando esto por necesidad o por cultura?

La respuesta depende de ti, y por el bien de tu clínica veterinaria espero que la respuesta sea por necesidad. Una buena gestión veterinaria siempre va ligada a un estudio de las necesidades de tu clínica.

Nunca tomes decisiones porque sean tendencia o sin un motivo que aplique a tu centro, tu clínica veterinaria es y será siempre una evolución de tus necesidades.

2. Ten una buena estrategia para una gestión veterinaria eficiente.

Uno de los grandes y más importantes personajes de la historia, Abraham Lincoln, decía algo parecido a que si tuvieras nueve horas para trabajar, dedicarías ocho a pensar y definir tu estrategia. Si tienes un plan para tu centro veterinario al final llegará a cumplir objetivos.

Cuando planteas una estrategia para tu clínica veterinaria no solo debes definir lo que quieres en el futuro, sino también lo que no quieres porque tu estrategia de gestión veterinaria debe incluir la renuncia.

No intentes abarcar todo de golpe, gestiona departamento por departamento y dótale de objetivos reales y alcanzables.

3. Utiliza estrategias preventivas.

Peter Drucker, el mayor filósofo de administración, decía que siempre es conveniente para una buena gestión el incluir dos mejoras:

  • La teoría del abandono: ¿Si no estuviéramos haciendo esta actividad, la haríamos? O por el contrario ¿Seguimos una inercia? Debes plantearte estas cuestiones para actividades o productos que tengas en tu centro veterinario desde hace tiempo. Si la respuesta es que sigues por inercia, dale una vuelta.
  • Estudia al detalle todo lo que pasa a tu alrededor: Observa a tus clientes, escúchalos, hazles preguntas… De ellos podrás aprender como crecer y como captar nuevos mercados.

4. Cultura organizacional innovadora

La cultura organizacional es clave en la gestión de las clínicas que quieren tener un valor diferencial. Parece mentira, pero los clientes perciben cuándo en los centros veterinarios se comparten los mismos valores empresariales.

Cuando los empleados están conectados entre sí y con los objetivos de la empresa el trabajo fluye mejor y cada quién tiene mayor disposición de poner lo mejor de sí.

5. Usa la información digital

El uso de las tecnologías de información digital han cambiado la forma en la que las empresas y los consumidores interactúan y son clave en una estrategia para una correcta gestión veterinaria.

Por ello es de gran importancia tener una clínica veterinaria digitalizada y a la orden de las nuevas necesidades del mercado, como te contábamos en el primer post del blog de WinVet

Las comunicaciones acercan más a los clientes y los centros veterinarios, y las ventas se dirigen más hacia la generación de experiencias y emociones que a la propia funcionalidad de los productos y servicios.

Gracias a la App Mi Veterinario de WinVet podrás llevar la gestión de tu clínica veterinaria un paso por delante y marcar la diferencia digital en el sector.

6. Toma de decisiones financieras

El crecimiento de un centro veterinario depende también de las decisiones financieras que se tomen. Tú sabes mejor que nadie que los excedentes bien gestionados puedes convertirlos en utilidades para socios o en inversiones para la proyección de la clínica.

También hay que saber cuándo tu centro requiere de algún tipo de financiación para poner en marcha proyectos innovadores.

La gestión veterinaria requiere, por lo tanto, de asesoría y administración financiera para orientar las estrategias en función del crecimiento y los objetivos de que sigue la clínica veterinaria.

7. Innovación

Si quieres mantener la competitividad de tu clínica veterinaria en mercados saturados, es necesario estar en la vanguardia de las últimas tendencias y herramientas de gestión veterinaria.

Para ello es vital la innovación constante. Además permite la creatividad para la resolución de problemas y para el abordaje de los propietarios de mascotas 3.0.

Con Autografus, ayudarás a mantener ese espíritu digital en la gestión veterinaria de tu centro.

 

gestión veterinaria